Make your own free website on Tripod.com

Research.html

AUSENTISMO

Beitler, Luis

Middle School Teacher

Roberto Clemente Middle School

 

 

Que Es Ausentismo?

El presente estudio investigativo se origina en la necesidad de encontrar una soluciÛn pr·ctica al problema de ausentismo. El objetivo de mi estudio es de mermar en lo posible, los efectos negativos, que el tema ocasiona dentro de la comunidad lectiva de la cual, conjuntamente con 33 estudiantes, soy parte integrante en una escuela de ensenanza media en el Barrio Latino de la ciudad de Filadelfia.

A los efectos de este ensayo de investigaciÛn, me referirÈ exclusivamente, al ausentismo como una conducta reiterada, ya sea en forma periÛdica o cÌclica. De esta forma no incluyo las faltas a clase ocasionales y normales las cuales no provocan mayormente una interrupciÛn del ritmo normal de estudio, tanto para la clase en general, como para el estudiante en particular. El mencionado tÛpico de investigaciÛn, es una condiciÛn que distorciona el ritmo fluido y normal del aprendizaje, tanto para el estudiante ausente, come para el grupo de co-estudiantes presentes, asi como tambiÈn para el maestro que imparte y conduce la actividad pedogÛgica.

Hubiera sido un proyecto culpable de arrogancia, el haber pretendido encontrar una soluciÛn simple y permanente, a un problema tan complejo y tan basto de variados factores que se interrelacionan para dar lugar a la ocurrencia. Asi que, creo oportuno, aunque mas no sea someramente, hacer una referencia suscinta a dichos factores con la intenciÛn de no ignorarlos como causas concomitantes del problema.

Ausentismo es el hecho fÌsico o mental de no encontrarse presente. A los efectos de este estudio investigativo, nos referiremos exclusivamente al hecho fÌsico de no encontrarse presente en el aula.

El concepto b·sico asume que el estudiante ausente, carece de interÈs personal de adquirir los conocimientos y educaciÛn b·sicos e imprescindibles para, en el futuro, desarrollar con Èxito una vida productiva dentro del marco comunitario y familiar al cual pertenece. Este es un planteamiento simplista que desconoce los innumerables factores que inciden concomitantemente en la ocurrencia del problema objeto del presente estudio investigativo.

Veblen (1922), filÛsofo socio-econÛmico, y uno de los pioneros en el estudio del objeto que nos ocupa, menciona los variados males sociales a ocurrir, en la futura vida productiva del individuo, como consecuencia directa de este temprano y nocivo h·bito. El referido autor hizo mucho para destacar la importanicia del ausentismo como conducta nociva y sus seguidores en el estudio, propagaron el uso del vocablo ausente, como sinÛnimo de desidia lectiva.

 

Mi Estudio

Entendiendo la importancia de este tema desarolla dos preguntas para esta investigacion; 1) Cuales son las causas del ausentismo y sus ciclos periÛdicos en mi salÛn? 2) Cual es el impacto de algunas estrategias para limitar el ausentismo de mis estudiantes?

Los sujetos de este estudio investigativo, fueron 33 estudiantes de sexto grado del Programa Bilingue de la Escuela Media Roberto Clemente, en el area urbana de la cuidad de Filadelfia.

El primer paso investigativo, consistiÛ en identificar los sujetos afectados por el h·bito de ausentismo, para lo cual lleve a cabo una evaluaciÛn de asistencia de los primeros 40 dias de clase.

Inicialmente fueron incluidos 6 estudiantes que manifestaban una asistencia irregular a clase, los cuales constituyeron el núcleo central del referido estudio. Posteriormente un estudiante fue desechado como objeto de estudio, dado que su ritmo de asistencia mejorÛ sustancialmente al desaparecer las causas circunstanciales que provocaban su asistencia irregular.

Los estudiantes escogidos para el estudio tenian 8 dias de clase perdidos en los primeros 40 dias lectivos (20% de omisiÛn). Esta estadÌstica fue recopilada directamente de la lista de asistencia diaria tomada al inicio de esta jornada.

El segundo paso en la recopilaciÛn de datos, consitiÛ en investigar la conducta de los mencionados estudiantes en anos anteriores. Esto fue solamente posible llevarse a cabo, si el estudiante habÌa asistido a la misma escuela en el grado anterior, en cuyo caso los antecedentes eran f·cilmente accesibles para ser tomados en consideraciÛn. Cabe oportuno mencionar que tan solo un estudiante, del grupo de cinco, no concurriÛ a la presente escuela durante el grado anterior, por lo tanto fue imposible determinar si su conducta actual era consecuente o no con el pasado inmediato.

El tercer paso consistiÛ en determinar las causas que originaban el ritmo de asistnecia irregular, para lo cual implementÈ un programa informal de investigaciÛn, a travÈs del cual, en directa conversaciÛn con el estudiante, indaguÈ las causas que provocaban la conducta objeto de estudio. Este sistema, por si solo, no dio resultados completos, ya que el estudiante, normalmente parco por naturaleza, poca informaciÛn valedera proporcionaba, limit·ndose en la mayorÌa de los casos a proporcionar excusas cuya veracidad aparecian, en el mejor de los casos, cuestionables.

El cuarto y último paso, que resulto ser el mas fructÌfero, consistiÛ en tomar contacto directo con los padres, o en su caso con el guardian a cargo del menor, a los efectos de recabar la informaciÛn necesaria para determinar las causas generalizadas que ocasiona el problema que nos ocupa. Las referidas entrevistas no fueron estructuradas en el marco de un cuestionario formal, sino que por lo contrario, tuvieron marcado car·cter informal, donde en el devinir de la conversaciÛn, afloraban los datos que ulteriormente iban a proporcionar las causales valederas.

Algunos Factores Citados

Las causas que ocasionan el hecho de no asistir a clase, de acuerdo a la investigaciÛn preliminar y suscinta que llevÈ a cabo en el grupo estudiantil a mi cargo, dio como resultado una variada gama de factores, que cada uno por si mismo y aislados no me dieron una relaciÛn directa de causa a efecto. Pero cuando dos o mas factores entraban a jugar como parte de la educaciÛn, el resultado era casi certeramente previsible.

Otra variante sorprendente fue el hecho que al repetirse en el tiempo los mismos factores, no se daban los mismos resultados, en este caso esperados, pues nuevas variantes habÌan entrado a distorsionar la educaciÛn. Los factores identificados incluyen los siguientes, factores familiares, educacionales, economicos y financieros. Los mismos son descritos a continuaciÛn.

Uno de los primeros factores que llama la atenciÛn, es el hecho que los estudiantes provenientes de núcleos familiares atÌpicos, es decir una sola persona mayor en la casa a cargo del menor, y que no siempre es el padre o la madre, manifiestan una tendencia mas acuntuada a permanecer distanciados del aula y con mayor asiduidad. Ademas la referida tendencia se acrecienta en proporciÛn directa, en la medida que la persona mayor a cargo del menor, pertenece a una generaciÛn de por medio, tal es el caso de un abuelo o una abuela a cargo de la crianza de su nieto o nieta.

De 33 estudiantes objeto de esta encuesta, encontrÈ que nueve alumnos viven en el marco de un núcleo familiar tÌpico, compuesto de padre y madre natural; trece estudiantes viven solo con la madre, uno, solo con el padre, seis estudiantes con la madre y padrastro, y cuatro estudiantes viven a cargo de un mayor que no es la madre ni el padre (hermana, hermano o abuelo).

En las encuestas personales que al respecto llevÈ a cabo, en tres casos similares, la respuesta a la pregunta "Cúal es el problema de que tu (el estudiante en cuestiÛn), faltas con tanta frecuencia a clase?", encontrÈ un variada gama de excusas. Estas variaban desde impotencia para controlar la situaciÛn; "Yo le digo pero los muchachos hoy dÌa no oyen, el sale para la escuela pero no llega porque corta con los amigos", hasta razones reales o ficticias relativas a salud, estado del tiempo, situaciÛn financiera, o emergencias personales. Pero el hecho b·sico que aflora es la impotencia y en cierta medida resignaciÛn de los mayores, no progenitores necesariamente, a afrontar la situaciÛn y corregirla aun recurriendo de ser necesario a medidas disciplinarias dr·sticas. Cuando el menor, afectado por ausentismo, pertence a un núcleo familiar atipico, aun estando a cargo de un mayor, generalmente la madre, nuevos factores se suman para conducir al problema. Normalmente el menor comparte las tareas y responsabilidades familiares, solo o con otros hermanos, y en la misma proporciÛn comparte el limitado tiempo de adecuada supervisiÛn que le brinda la madre, lo cual hace que mayores opotunidades se le presenten al menor, para desviarse del ritmo normal y rutinario propio de la edad en que se encuentra. A medida que el núcleo familiar aumenta numericamente, la supervision disminuye y las oportunidades se multiplican.

Este es el caso de dos hermanas, a cuyos padres decidÌ entrevistar a raÌz de sus frecuentes ausencias. Del resultado de un sondeo preliminar con ambas, surgiÛ la informaciÛn que ambas comparten el mismo padre, no asi la madre, con quien ellas respectivamente no mantienen contacto desde hace mucho tiempo. Ellas con otros cinco hermanos viven bajo la tutela y cuidado de su padre, desempleado, al amparo de la Asistencia publica.

Arreglar la entrevista con el padre no fue tarea f·cil, el susodicho progenitor, acostumbrado a ser llamado desde la escuela por problemas de conducta, no estaba muy dispuesto a ser objeto, una vez mas de una andanada de quejas, para las cuales pocas respuestas y menos soluciones podia proporcionar. Gracias a los buenos oficios y metÛdica persuasiÛn a travÈs de las ninas, logrÈ concretar una entrevista, que bajo limitaciones temporales - llevamos a cabo en mi hora de almuerzo.

A travÈs de lo que el referido padre manifestÛ, era evidente que el "sistema" era culpable de la situaciÛn, porque el tenia que encargarse de siete ninos lo cual le imponÌa un sinnúmero de responsabilidades a las cuales le era imposible afrontar; por lo tanto el "sistema" deberÌa tener recursos sociales para su situaciÛn.

Por ejemplo, segun el padre no era su culpa y el hacia lo que podia. Asi que la entrevista se dio por terminada. El padre no tenÌa una jornada de trabajo remunerada, como me fue corroborado por sus descendientes.

En esta entrevista pude ver varios factores concomitantes actuar dentro de la ecuaciÛn del problema en estudio.

Un factor detrimente de car·cter econÛmico y financiero como consecuencia de la falta de educaciÛn formal, necesaria para integrarse al campo laboral; un factor de dislocamiento de las normas regulares de integraciÛn del núcleo familiar tÌpico, y por ultimo una falta de responsabilidad hacia las consecuencias por acciones personales e impotencia para solucionar sus propios problemas. Un segundo factor que encontrÈ, dentro del núcleo familiar de los estudiantes que sufren del h·bito nocivo de ausentismo, es el que est· directamente relacionado con los antecendentes educativos de la familia de la que provienen.

Resultó que en tres diferentes casos, de un total de seis alumnos selecionados para la investigaciÛn, cincuenta porciento de la muestra los padres no poseÌan educaciÛn formal mas all· de la impartida a nivel elemental, lo cual sin lugar a dudas, les impedÌa a los referidos padres el explicar a sus hijos la importancia de la educaciÛn como base de un futuro sólido y estable. Del cincuenta porciento restante, tan solo uno de los padres tenia completa la educación secundaria.

Cada año, cientos de miles de adolescentes hacen la decisión equivocada de cesar sus estudios, limit·ndoles las oportunidades por el resto de sus vidas" (United States Department of Education, 1994). En las primeras etapas formativas, el nino como cualquier otra criatura de la naturaleza aprende por emulación, y a lo que no est· expuesto por contacto directo no le impregna ni se le integra dentro de su mundo de valores.

Como resultado primario de estos tres casos, lleguÈ a la conclusiÛn que, los niveles educativos familiares tienen una incidencia determinante, pero no exclusiva en la futura actuaciÛn escolar del nino.

La situaciÛn finaciera de la familia, relacionada directamente de causa-a-efecto con factores educativos, influye de la misma manera en la apariciÛn o no de este h·bito nocivo que tratamos. En repetidas ocasiones encontrÈ excusas, reales o ficticias, cuyas raÌces podÌan encontrarse en razones econÛmicas, tales como "JosÈ...no fue ayer a clase porque estaba lloviendo...", cuando la razÛn real, aparte de la lluvia, era la falta de vestimenta adecuada para contrarrestar los efectos adversos de la inclemencia del tiempo.

Otra de las excusas que surgiÛ durante el corto proceso investigativo, y que tambiÈn a segundo grado de deducciÛn aparecen como resultado de limitaciones econÛmicas, fue la respuesta "Jessica no vino ayer porque se me danÛ el carro...", y luego de una inquisiciÛn mas intensiva surge el complemento: "...y no tenia chavos para la guagua...".

Como es dable apreciar, los factores econÛmicos, originados mas bien por falta de educaciÛn formal, tienen un efecto adverso en la cocurrencia habitual del niÒo a la escuela.

Uno de los problemas que mas me llamÛ la atenciÛn, fue el hecho de encontrar que los motivos que originan el ausentismo, son marcadamente diferentes para integrantes de ambos sexos. En oportunidad de implementar el programa intensivo de motivaciÛn, al cual me referire mas adelante, procedÌ a convocar a una reunion informal a los padres de los alumnos tentativamente participantes. Las notas de respuesta, negativas en un setenta por ciento, alegaban impedimentos de caracter familiar que hacian imposible la concurrencia, lo cual una vez mas puso de manifesto, el papel de ayuda hogarena que juega la nina en el nucleo familiar.

Cuando la situaciÛn familiar cambia, parecerÌa que las ninas son afectadas casi de inmediato por el cambio, o en otras palabras que son afectadas mas directamente por la mutaciÛn occurida, de lo que son afectados los hermanos varones. Este es el caso de la estudiante Jessica, mencionada anteriormente, cuyo hogar fue bendecido con la llegada del quinto descendiente. De inmediato Jessica incrementÛ su nivel de ausentismo, de por si ya bien destacable, pues cayÛ bajo su responsabilidad la tarea de ayudar a su madre en las labores hogarenas aumentadas por el feliz acontecimeinto. Oportuno es mencionar que Jessica, de acuerdo a los records personales que tuve frente a mi, finalizÛ el ano escolar pasado, con 68 faltas no justificadas y 27 justificadas, para un total de dias lectivos equivalentes a 88 dias de concurrencia. En otras palabras, solo asistio aproximadamente al 45% de los dias de clase, lo cual dentro de nuestro sistema no le impidiÛ de cualquier manera ser promovida al proximo grado.

Al momento de llevarse a cabo este estudio investigativo, Jessica mantenÌa su ritmo normal de asistencia. Por ejemplo, un dÌa si un dÌa no, y las perspectivas no resultaban nada halaguenas para el futuro, aun sin tomar en consideraciÛn las circunstancias agravantes que el feliz acontecimiento iba a producir en el record de Jessica.

Es de notar que su hermano Edwin, cuya asiduidad de asistencia nada destacada deja mucho que desear, no se vio afectado adversamente por el "arribo" y si bien es cierto que no incrementÛ su pausado ritmo de asistencia, tampoco mermo en el mismo, de acuerdo a los records que tambien tuve frente a mi.

Si bien es cierto que el campo del muestreo no fue amplio ni mucho menos, encontrÈ que, el cambio de algunos variantes familiares afectan en forma mas marcada a los integrantes infantiles del sexo femenino, que a los del sexo masculino.

ParticipaciÛn de los Padres en la Educación de los Hijos

Es un hecho irrefutable los efectos beneficioso que deviene la participaciÛn activa de los padres en la educaciÛn de sus hijos, razÛn por la cual inicie una encuesta exploratoria entre los estudiantes de mi secciÛn. Los resultados preliminares me dieron un panorama indicativo de que; aquellos estudiantes que gozan de mayor atenciÛn por parte de los mayores a cargo, est·n menos propensos de adolecer de ausentismo. Asi como tambiÈn su trabajo acadÈmico es notablemente destacado en relacion a aquellos que carecen de apoyo y supervision familiar.

De los cinco estudiantes objeto de este proyecto investigativo, resultÛ que cuatro de ellos eran miembros integrantes de un núcleo familiar atÌpico, (tres estudiantes a cargo de la madre solamente, y uno a cargo del padre solamente), el quinto estudiante, si bien vivÌa en el marco de un núcleo familiar tÌpico (padre y madre presente en el hogar), era influenciado negativamente por conjunto de factores concomitantes.

Como consecuencia de este estudio, limitado y explorativo por naturaleza, lleguÈ a la conclusion que la falta de apoyo lectivo y supervisiÛn paternal afecta en forma negativa los resultaldos acadÈmicos del estudiante en cuestiÛn.

Es Un Problema Permanente o Temporario?

En primer lugar creo necesario destacar el hecho que, para el estudiante afectado de ausentismo, tanto el car·cter permanente o temporario constituye un detrimento grave en las posibilidades educativas del mismo. Aunque, si el problema es temporero, sus consecuencias pueden ser reparadas, no asi cuando el habito se convierte en crÛnico, en cuyo caso las mismas consecuencias son casi irreparables.

Existen casos de ausentismo que por causas justificables y de car·cter temporario no deben ser tomados en consideraciÛn como un problema emergente. Por ejemplo, emergencias familiares o enfermedades pasajeras propias de la edad. Normalmente estos casos son de corta duraciÛn y con el devenir del tiempo el estudiante retoma el ritmo normal y deseado de asistencia.

En aquellos casos que los antecedentes muestran una conducta permanente de ausentismo, es de esperar que, dado el mantenimiento de las mismas causas se produzcan las mismas consecuencias. Mas aun el modificar esta situaciÛn, require en mi opiniÛn, la intervenciÛn de otros mecanismos y profesionales, que exceden las posibilidades y competencia del maestro a cargo de la educaciÛn del estudiante en cuestiÛn.

La consecuencia inmediata es la pÈrdida en el ritmo de adquisiciÛn del conocimiento, resultando que cada dÌa ausente queda un paso atr·s con respecto al grupo que integra, y mas notorio se hace este efecto, cuando la clase funciona en grupos de trabajo. En este caso, es común que al organizarse los estudiantes para la prÛxima actividad de estudio cooperativo, el estudiante que adolece de ausentismo, sea tentativamente marginado por sus companeros, quienes se resiten a asumir tareas que el referido estudiante no cumplir· dado su pobre record de asistencia.

La pÈrdida de oportunidad de aprender continúa al momento de las tareas hogarenas, ya que las mismas tienen como funciÛn primordial reafirmar los conocimientos adquiridos en el aula y fundamentar el terreno para el nivel siguiente, por lo tanto el estudiante se encuentra doblemente mermado. No aprendiÛ lo de ayer y no est· en condiciones de entender la lecciÛn de hoy. La consecuencia mas significativa del problema tratado, es que el ausentismo escolar, sin ningún lugar a duda conduce posteriormente a la interrupciÛn definitiva de los estudios. Según el Informe del Departamento de EducaciÛn (1994), los estudiantes Hispanos tienen el indice m·s bajo de finalizaciÛn de la Escuela Superior; 61.8%, comparados con el 90.7% para estudiantes Blancos y 83.3% para estudiantes Afro-Americanos.

Por otra parte, el grupo o la clase al cual el estudiante pertenece, se ve perjudicado pues, al reintegrarse un elemento de asistencia no asidua, es necesario para el maestro, ponerlo al dÌa, lo cual le quita ritmo fluido a la ensenanza, y hace que los estudiantes manifiesten desconformidad ante la repeticiÛn. En caso que el referido estudiante pertenezca a un grupo de estudio cooperativo, aprovecha del esfuerzo común sin haber aportado el suyo, lo cual hace que no sea recibido entusiasticamente por sus companeros de estudio.

En cuanto al futuro, llegado que sea el momento de reagrupamiento para una nueva actividad, sus antecedentes van a ser tomados en cuenta y difÌcil le ser· ser requerida su participaciÛn, lo cual lentamente lo margina en el cÌrculo que debe integrar.

Dentro de ese contexto, el ausentismo tambiÈn tiene consecuencias para el maestro, a quien se le crea la disyuntiva de bien volver atras y repetir la lecciÛn perdida por el estudiante ausente, en detrimento del tiempo y atenciÛn que los estudiantes asiduos requiren y merecen, o, en caso contrario, seguir adelante con el plan de estudios, abandonando al mencionado estudiante a que retome por su propio esfuerzo el ritmo lectivo.

Ambas soluciones excluyentes, dan como resultado una perdida de continuidad ya sea para una parte o la otra, sin prejuiciÛn de mencionar el esfuerzo extra que debe recaer en el maestro.

Mi soluciÛn personal en esta situaciÛn es asignar una tarea suplementaria al grupo, a los efectos de disponer de limitado tiempo adicional para actualizar, en instrucciÛn individual al estudiante rezagado. Esto no siempre es posible y menos aun deseable, ya que se crea la actitud, por parte de los estudiantes de recibir atenciÛn especial como consecunecia de sus propias omisiones y falta de responsabilidad.

 

Estrategias Consideradas

Diversas soluciones de variados resultados he puesto en pr·ctica, todas ellas con la intenciÛn de acrecentar la motivaciÛn de los estudiantes e incrementar el Ìndice de concurrencia al la escuela.

En orden cronolÛgico de implementaciÛn, el primer paso fue dado con la utilizaciÛn de dos computadoras que est·n instaladas en el salon de clase. Las reglas de utilizaciÛn de las mismas fueron establecidas de común acuerdo con los estudiantes, y llegamos a implementar el siguiente sistema.

Primero, todos los dias y por un perÌodo lectivo, dos diferentes estudiantes, por orden alfabÈtico, tendr·n acceso al uso de las mismas, en la medida que las tareas hogarenas asignadas el dÌa anterior hayan sido completadas y entregadas previamente. Segundo, es mas importante, que el estudiante este presente en clase al arribar su turno, pues no existe la posibilidad de posponer o saltear el turno, asi como tampoco intercambiar el mismo con otro estudiante. Las normas son acatadas sin excepciones de ninguna naturaleza, ya que las mismas fueron establecidas por el grupo en su conjunto.

De inmediato este sistema de aliciente diÛ resultados, no muy significantes, pero aumento en cierto nivel la concurrencia diaria, ya que los estudiantes no querÌan exponerse a perder el turno. Aun en el caso que no fuera su dÌa asignado, corrÌan el riesgo de ser llamados como el prÛximo en el turno en caso que a quien le corresponderÌa estuviera ausente, y si eran llamados y no estaban presente era pospuesto hasta que un nuevo turno les llegara.

Hoy el sistema funciona de acuerdo al objetivo para el cual fue creado, pues raramente un estudiante esta ausente el dia asignado o el dÌa previo al mismo, por la posibilidad de tener que tomar su turno en caso que el asignado no lo pueda hacer.

Una segunda medida fue creada a los efectos de incrementar la asistencia los dias viernes, que de acuerdo a mis records de asistencia, nunca gozaron de un 100% de concurrencia. El mencionado dÌa, fue designado como el dia de Ciencia Experimental, en la actividad saliente es desarollar; dentro del currÌculo, un experimento que a la vez que divertido sea interesante para los estudiantes.

A los efectos de ilustrar con ejemplos, es dable mencionar la confecciÛn de "Ice Cream" utilizando el sistema arcaico de transferencia de energÌa a travÈs de piedra de sal. Un segundo ejemplo fue el estudio de la expansiÛn de los gases debido al aumento en la temperatura, sirviendo a estos efectos la confecciÛn de las palomitas de maÌz.

Ambos ejemplos dieron resultados parciales satisfactorios, que conjuntamente, en cierta medida elevaron el nivel de concurrencia a clase.

Una tercera medida fue implementada, en busca de resultados positivos. En consulta con la administraciÛn de la escuela, instituÌ un programa semanal de actividad, luego del horario normal de clase. El programa se desarolla los dias miÈrcoles, con la participaciÛn de 10 estudiantes, a quienes se les hizo sentirse "especiales", por haber sido invitados por el suscrito maestro a participar en un grupo de actividad informal, en la biblioteca de la escuela.

En dicha actividad, dentro del currÌculo de Matem·ticas, se desarollan actividades que son de especial interÈs para los estudiantes, como por ejemplo, juego de dominos, usados subliminalmente para el estudio de fracciones, juegos de numeros cruzados que incrementan la habilidad en el uso de las calculadoras de bolsillo, etc.

A los efectos de ser invitados a participar el referido programa semanal, es necesario mantener una asistencia perfecta durante el mes previo, y el corriente, pues una falta, cualquiera sea la causa y sin exceciones deroga la invitaciÛn hasta el proximo mes. Asi como tambiÈn es condiciÛn "sine qua non" el estar al dia con las asignaciones hogarenas, lo cual hace que el programa cumpla doble efecto.

Mi Aprendizaje

Al comienzo de mi investigaciÛn, seleccionÈ a 6 estudiantes que iban a ser el objeto de la misma, con posterioridad, la cantidad fue reducida a cinco, pues uno de los estudiantes seleccionados, al cambiar de residencia dejo de asistir a nuestra escuela. De los referidos estudiantes, dos casos en particular merecen ser mencionados especÌficamente.

El primero, que a los efectos de mantener la confidencialidad, llamaremos JosÈ, fuente inagotable de excusas, reales o imginarias, durante los primeros 40 dias lectivos. El tan solo asistio 30 veces (25% del tiempo ausente). Cabe hacer notar que a partir del momento de la implantaciÛn de este programa intensivo de motivaciÛn, aumentÛ sustancialmente, su concurrencia a clase; en los subsiguientes 22 dias de clase solo faltÛ un dÌa, excusandose con una nota del mÈdico que lo trato, esta vez de una dolencia real. TambiÈn mejorÛ significtivamente en el ·rea acadÈmica, de tal manera que hoy lo cuento entre los diez estudiantes mas aplicados del grupo, aunque lamentablemente sus notas aun reflejan su pasado.

En el otro extremo resultÛ ubicarse el caso de la estudiante Jessica, de quien hice menciÛn anteriormente, para quien todo el programa de motivaciÛn implementado, no devengÛ los resultados esperados ya que la referida estudiante continua en su ritmo lento y pausado de asistencia, fue referida a la consejera bilingue, a los efectos de tratar de encontrarle una soluciÛn a su caso crÛnico de ausentismo.

Como balance general, puedo concluir que el ritmo sostenido de asistencia de mi secciÛn, tuvo incremento notado aunque no dr·matico, a partir de la implementaciÛn del referido programa.

Comparando el Ìndice general de asistencia de la escuela, que fluctúa diariamente entre el 84% y el 90% (ocacionalmente), mi aula se mantiene dentro de los referidos porcentajes en forma estable.

Nuevos capÌtulos de motivaciÛn deberÈ incorporar al referido programa, a los efectos de darle al mismo un car·cter a la vez que din·mico, entretenido, y que a travÈs del mismo, y sin descuidar los requerimientos acadÈmicos, produzcan en el estudiante la expectativa de una experiencia disfrutable dirigida a proporcionar a nuestros jÛvenes la educaciÛn necesaria para un futuro exitoso.

Referencias

United States Department of Education (1994). Dropout rates in the United States. Report on Education

Research, 14, p. 4.

United States Department of Education (1996). How immigrants fare in U.S. education. Report on

Education Research, 17, p. 9.

Veblen, T. (1926). Three Lectures on Absentism. Dublin.